Noticias Destacadas
Estás aquí: Inicio » Gobierno Responsable » Con la Basura de la CDMX, se Pretende Generar Energía Eléctrica: ALDF
Con la Basura de la CDMX, se Pretende Generar Energía Eléctrica: ALDF

Con la Basura de la CDMX, se Pretende Generar Energía Eléctrica: ALDF

José Raúl Vera Rodríguez

Las Comisiones de Gobierno y de Preservación del Medio Ambiente, Protección Ecológica y Cambio Climático, de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF), VII Legislatura, instalaron la primera mesa de trabajo para conocer detalles de las plantas de Termovalorización y Biodigestor que procesarán residuos sólidos urbanos de la Ciudad de México.

En este contexto  y en coordinación con la AGU (Agencia de Gestión Urbana de la Ciudad de México), así como con la participación de especialistas, el pasado 1 de marzo, el diputado Leonel Luna Estrada, presidente de la Comisión de Gobierno, destacó la importancia de dichas reuniones que permitirán transparentar la información y conocer los beneficios, el manejo de recursos y los impactos reales de estos proyectos.

“Es de interés de la ALDF conocer la opinión de los especialistas, también queremos saber qué opinan los trabajadores de Limpieza de la ciudad, y sobre todo, dar seguimiento a las fases de trabajo”, precisó el también coordinador de la fracción del Partido de la Revolución Democrática (PRD) en la ALDF, Leonel Luna.

Las Mesas de Trabajo Surgen de un Punto de Acuerdo

Las mesas de trabajo surgieron por un punto de acuerdo que Luna Estrada presentó de manera conjunta con Xavier López Adame, coordinador de la fracción del Partido Verde Ecologista de México (PVEM) y presidente de la Comisión de Preservación del Medio Ambiente, Protección Ecológica y Cambio Climático, el pasado 8 de febrero ante la Diputación Permanente de ese órgano legislativo.

“Actualmente, la Ciudad de México genera alrededor de 13 mil toneladas diarias de residuos sólidos (de los que se aprovechan 4 mil 100 ton/día), de las cuales, 8 mil 600 toneladas. son llevadas a cinco rellenos sanitarios, cuatro de ellos ubicados en el Estado de México y uno más en Morelos”, explicó López Adame.

Por su parte, el maestro Jaime Slomianski Aguilar, titular de la AGU, aseguró que con la planta de Termovalorización, que procesará 4 mil 600 toneladas de basura diaria y el Biodigestor, se logrará dar a la entidad la viabilidad que se requiere en lo que respecta al manejo y uso final de residuos sólidos urbanos.

“El objetivo en corto, mediano y largo plazos, es modernizar el proceso de disposición final de residuos de la Ciudad de México y, al mismo tiempo, dejar de depositar la basura -8 mil toneladas-, en los rellenos sanitarios”, aclaró el director general de la Agencia de Gestión Urbana.

Asimismo, explicó que con lo anterior, se podrá transitar hacia una política ambiental responsable, una necesidad impostergable y cambiar los costos económicos y ambientales que se tienen al enterrar la basura en los cinco rellenos sanitarios que calificó como “finitos”.

“La basura es un problema de todos, y una de las soluciones es utilizar la tecnología eficiente que hoy existe en el mundo para cumplir con la visión del Gobierno: basura cero, lo cual significa cero basura en rellenos sanitarios”, acotó Slomianski Aguilar.

El Metro Funcionará con Energía Proveniente de la Basura

De lo que se trata, asimismo, es que las dos plantas se instalen en los terrenos de lo que fue el relleno sanitario Bordo Poniente, y que por medio de la energía eléctrica que se genere con la termovalorización (965 mil MW/h/año), sea proporcionada al Sistema de Transporte Colectivo Metro para mover sus 12 líneas que en promedio pagan a CFE una factura de entre mil 500 a mil 700 millones de pesos por año (1).

Sobre los costos que tendrán los proyectos (alrededor de 650 millones de dólares, la planta de termovalorización), el titular de la AGU concluyó que se utilizará el presupuesto que hoy la capital asigna para enviar la basura a los rellenos sanitarios, así como el presupuesto que se gasta en la energía eléctrica del Metro. Por lo anterior, no se tendrá un gasto extra para su construcción y manejo posterior, concluyó el funcionario capitalino.

Diputado de la ALDF Visita Alemania y Conoce Diversas Tecnologías

José Raúl Vera Rodríguez

El diputado de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal, Xavier López Adame, en un viaje de trabajo a la ciudad de Berlín, Alemania, invitado por la Academia de Energías Renovable de Alemania (AERA) del 13 al 17 de marzo pasado, pudo conocer las diferentes tecnologías de producción y aprovechamiento energético de residuos sólidos urbanos de aquella ciudad europea.

En entrevista con la Revista Tecnología Ambiental (RTA), Xavier López Adame (XLA) refiere: “lo que observamos es que, evidentemente, hay muy buenas oportunidades de reincorporar todo lo que consideramos hoy residuos no recuperables o basura y que eventualmente acaba enterrada.

Y cómo es que podemos ponerla otra vez en un círculo virtuoso de aprovechamiento energético, y por medio de qué, pues mediante la producción de biogás, de la producción de energía eléctrica y de diversos procesos, incluyendo este asunto de la termovalorización-incineración de los residuos.

Las recomendaciones puntuales para México, con toda esta visita que pudimos hacer, son que no experimentemos, primero, con tecnologías que pudieran no funcionar, sino que utilicemos las tecnologías que ya tienen la mayor experiencia en el mundo, esa es una de las más importantes.

Dos, tenemos que utilizar tecnologías que sean escalables, es decir, por las dimensiones que requiere la Ciudad de México, hay pocas plantas en el mundo que tienen la capacidad de lo que se plantea para la ciudad. Entonces tenemos que utilizar tecnologías que sean escalables a fin de que podamos adquirir la experiencia necesaria para ir ampliando las tecnologías de una sola planta o de dos para ir trayendo los residuos sólidos urbanos a los diferentes procesos, ya sea de incineración o de producción de biogás.

La realidad es que sí tenemos que aprovechar esta oportunidad porque lo hemos hecho muy mal en México, incluso, los rellenos sanitarios en Alemania, hoy, son capturadores de biogás y de todo el metano que se genera, algo que no hacemos en el Bordo Poniente, y el metano es tres veces más nocivo para la atmósfera de lo que es el dióxido de carbono (CO2), y no lo capturamos, entonces, realmente estamos contaminando más nuestra ciudad sino lo hacemos de mejor manera”.

Explica cómo son las plantas de biodigestión, y refiere que como su nombre lo indica, “es un gran estómago donde actúa un fermento con bacterias anaerobias (en ausencia de oxígeno) sobre los residuos orgánicos en donde éstos van a producir de manera acelerada, a una temperatura ambiente que va de los 45 a 50 grados centígrados, biogás que se puede separar y filtrar. En Alemania, el gas es de una calidad tal, que lo inyectan a la propia red de gas natural porque tiene todas las propiedades para utilizarse como gas natural, entonces eso provoca dos cosas:

  • Que nuevamente haya un aprovechamiento energético de los residuos orgánicos; 2) Que ese tipo de biogás se utiliza para producir energía eléctrica o combustión, es decir, hay muchas cosas que podemos hacer con los residuos sólidos en lugar de sólo enterrarlos.

Capturamos el metano que lo volvemos a utilizar en lugar de que salga a la atmósfera. Sí hay un resultado de CO2, pero con este tipo de tecnología se puede filtrar. Con la captura de metano ya estamos haciendo un mayor beneficio a la atmósfera en comparación a la producción de CO2.

El caso de la termovalorización es similar, la tecnología que me parece que se requiere para la Ciudad de México, y es la que están licitando, son una incineración normal por medio de parrillas. La pregunta relevante que nos hacemos como ecologistas, es ¿cómo controlar las dioxinas y furanos que son gases cancerígenos resultado de las combustiones?

Utilizan una serie de parrillas que calientan a temperaturas de entre 800 y 1000 grados centígrados. A esas temperaturas lo que sabemos, de acuerdo a la experiencia alemana, es que también las dioxinas, los furanos y el propio monóxido de carbono se queman y entonces tampoco salen a la atmósfera, y después tiene un proceso en el que inmediatamente baja la temperatura a determinados grados, a efecto de que ya no se quemen más dioxinas y furanos a la temperatura en que se combustionan y producen”. (Leer más en www.TecnologiaAmbiental.mx)

En este contexto, López Adame explica que “se incinera todo, es decir, todo tipo de basura no recuperable se puede incinerar. En Alemania, incluso incineran hasta los lodos que quedan del tratamiento de las aguas residuales, ya que cuando se lavan éstas, queda una especie de lodo que también se incinera y el único combustible que utilizan es precisamente residuos.

Entonces, sí hay un sistema de lavado del aire antes de salir, pero de hecho es muy curioso. Nosotros visitamos una planta de termovalorización de residuos sólidos urbanos y la chimenea prácticamente no arrojaba más que prácticamente CO2 con una serie de controles específicos.

Evidentemente, hay una serie de residuos de cenizas, pero esos residuos de toda la masa que se mete a quemar, es aproximadamente el 15%, y de esas cenizas sí hay que tener un control adecuado para que, eventualmente, lo que se hace en Alemania, es meterlas dentro del concreto que es un concreto que después se vuelve a reutilizar para algún tipo de banqueta o se deposita, porque sí es un residuo peligroso, bajo un manejo especial de confinamiento.

Pero ese calor que se produce con la combustión, genera enormes cantidades de Gigawatts de energía eléctrica aprovechable junto con la energía calorífica que produce. Esta última, en Alemania la aprovechan en los calefactores y aquí tendremos que ver de qué forma aprovechamos esa energía calorífica porque de otra manera, se va a desperdiciar”.

El diputado del Partido Verde, hace una pausa y reflexiona: “creo que sí tenemos una buena oportunidad de hacerlo mejor en la Ciudad de México de lo que lo hemos hecho hasta ahora, porque existen las tecnologías adecuadas para tratar de mejor forma los residuos y no enterrarlos simplemente, porque ni siquiera los rellenos sanitarios tienen una norma adecuada para poder recuperar el metano.

La Ciudad de México, ya no tiene espacio para depositar sus residuos sólidos, entonces creo que un aprovechamiento energético de los mismos es bueno siempre y cuando también tengamos consciencia de que hay que recuperar más residuos para reciclaje, tenemos que producir menos basura. Entonces, si hacemos las cosas bien, vamos a tener una ciudad bastante sustentable”.

RTA.- En este caso las propuestas de tecnologías que está haciendo el Gobierno de la Ciudad de México, ¿considera usted que sí son viables por un lado, y por otro, que ésto no le va a afectar a la gente que se dedica a la pepena o que vive del reciclaje de los residuos?

XLA.- De ninguna manera les va a afectar, creo que lo que tenemos que hacer es impulsar, incluso con las plantas de biodigestión y termovalorización que se están cotizando o licitando, todavía queda un porcentaje de residuos que van a tener que ir a un relleno sanitario. Me parece que lo que tenemos que hacer es mejorar desde casa la calidad y cantidad de residuos que hacemos.

En Alemania, se tardaron 8 años en convencer y educar a la gente para que separara sus residuos domiciliarios o para que los entreguen en lugares específicos.

No hay una sola campaña exitosa, sólo se trata de insistir e insistir hasta llegar a una tasa de éxito de entre 85 y 90% de gente que separa adecuadamente sus residuos sólidos domésticos desde casa. Entonces ¿qué tenemos qué hacer en México?, lo mismo; la única condición para que podamos recuperar más, es que se separe bien desde la fuente de origen porque si no, tendremos pepenas y separaciones mal hechas en sitios con bajas condiciones para los pepenadores, y esto tampoco es justo para ese tipo de trabajadores.

Entonces, yo creo que una mayor recuperación les beneficia económicamente, le da valor agregado, pero además, hay residuos que definitivamente ya no vamos a recuperar y ésos en lugar de enterrarlos, habrá que darles un aprovechamiento energético, esa es la apuesta que está tomando la Ciudad de México que me parece viable, me parece correcta y me parece también sustentable.

Es muy importante que la gente sepa que este tipo de tecnologías cuenta con muchas medidas de seguridad, es decir, la norma alemana que ni siquiera es de cumplimiento obligatorio, establece que cualquier tipo de estas plantas pudiera estar ubicada a 300 metros de cualquier población.

Nosotros vimos plantas puntualmente dentro de poblaciones como son las plantas de biodigestión de Berlín, que está dentro de la ciudad, es decir, se controlan los olores precisamente, porque los procesos de biodigestión son como un estómago cerrado prácticamente, y todos los gases que salen, van filtrándose”, concluyó el legislador.

Diputado de la ALDF Visita Alemania y Conoce Diversas Tecnologías

José Raúl Vera Rodríguez

El diputado de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal, Xavier López Adame, en un viaje de trabajo a la ciudad de Berlín, Alemania, invitado por la Academia de Energías Renovable de Alemania (AERA) del 13 al 17 de marzo pasado, pudo conocer las diferentes tecnologías de producción y aprovechamiento energético de residuos sólidos urbanos de aquella ciudad europea.

En entrevista con la Revista Tecnología Ambiental (RTA), Xavier López Adame (XLA) refiere: “lo que observamos es que, evidentemente, hay muy buenas oportunidades de reincorporar todo lo que consideramos hoy residuos no recuperables o basura y que eventualmente acaba enterrada.

Y cómo es que podemos ponerla otra vez en un círculo virtuoso de aprovechamiento energético, y por medio de qué, pues mediante la producción de biogás, de la producción de energía eléctrica y de diversos procesos, incluyendo este asunto de la termovalorización-incineración de los residuos.

Las recomendaciones puntuales para México, con toda esta visita que pudimos hacer, son que no experimentemos, primero, con tecnologías que pudieran no funcionar, sino que utilicemos las tecnologías que ya tienen la mayor experiencia en el mundo, esa es una de las más importantes.

Dos, tenemos que utilizar tecnologías que sean escalables, es decir, por las dimensiones que requiere la Ciudad de México, hay pocas plantas en el mundo que tienen la capacidad de lo que se plantea para la ciudad. Entonces tenemos que utilizar tecnologías que sean escalables a fin de que podamos adquirir la experiencia necesaria para ir ampliando las tecnologías de una sola planta o de dos para ir trayendo los residuos sólidos urbanos a los diferentes procesos, ya sea de incineración o de producción de biogás.

La realidad es que sí tenemos que aprovechar esta oportunidad porque lo hemos hecho muy mal en México, incluso, los rellenos sanitarios en Alemania, hoy, son capturadores de biogás y de todo el metano que se genera, algo que no hacemos en el Bordo Poniente, y el metano es tres veces más nocivo para la atmósfera de lo que es el dióxido de carbono (CO2), y no lo capturamos, entonces, realmente estamos contaminando más nuestra ciudad sino lo hacemos de mejor manera”.

Explica cómo son las plantas de biodigestión, y refiere que como su nombre lo indica, “es un gran estómago donde actúa un fermento con bacterias anaerobias (en ausencia de oxígeno) sobre los residuos orgánicos en donde éstos van a producir de manera acelerada, a una temperatura ambiente que va de los 45 a 50 grados centígrados, biogás que se puede separar y filtrar. En Alemania, el gas es de una calidad tal, que lo inyectan a la propia red de gas natural porque tiene todas las propiedades para utilizarse como gas natural, entonces eso provoca dos cosas:

  • Que nuevamente haya un aprovechamiento energético de los residuos orgánicos; 2) Que ese tipo de biogás se utiliza para producir energía eléctrica o combustión, es decir, hay muchas cosas que podemos hacer con los residuos sólidos en lugar de sólo enterrarlos.

Capturamos el metano que lo volvemos a utilizar en lugar de que salga a la atmósfera. Sí hay un resultado de CO2, pero con este tipo de tecnología se puede filtrar. Con la captura de metano ya estamos haciendo un mayor beneficio a la atmósfera en comparación a la producción de CO2.

El caso de la termovalorización es similar, la tecnología que me parece que se requiere para la Ciudad de México, y es la que están licitando, son una incineración normal por medio de parrillas. La pregunta relevante que nos hacemos como ecologistas, es ¿cómo controlar las dioxinas y furanos que son gases cancerígenos resultado de las combustiones?

Utilizan una serie de parrillas que calientan a temperaturas de entre 800 y 1000 grados centígrados. A esas temperaturas lo que sabemos, de acuerdo a la experiencia alemana, es que también las dioxinas, los furanos y el propio monóxido de carbono se queman y entonces tampoco salen a la atmósfera, y después tiene un proceso en el que inmediatamente baja la temperatura a determinados grados, a efecto de que ya no se quemen más dioxinas y furanos a la temperatura en que se combustionan y producen”. (Leer más en www.TecnologiaAmbiental.mx)

En este contexto, López Adame explica que “se incinera todo, es decir, todo tipo de basura no recuperable se puede incinerar. En Alemania, incluso incineran hasta los lodos que quedan del tratamiento de las aguas residuales, ya que cuando se lavan éstas, queda una especie de lodo que también se incinera y el único combustible que utilizan es precisamente residuos.

Entonces, sí hay un sistema de lavado del aire antes de salir, pero de hecho es muy curioso. Nosotros visitamos una planta de termovalorización de residuos sólidos urbanos y la chimenea prácticamente no arrojaba más que prácticamente CO2 con una serie de controles específicos.

Evidentemente, hay una serie de residuos de cenizas, pero esos residuos de toda la masa que se mete a quemar, es aproximadamente el 15%, y de esas cenizas sí hay que tener un control adecuado para que, eventualmente, lo que se hace en Alemania, es meterlas dentro del concreto que es un concreto que después se vuelve a reutilizar para algún tipo de banqueta o se deposita, porque sí es un residuo peligroso, bajo un manejo especial de confinamiento.

Pero ese calor que se produce con la combustión, genera enormes cantidades de Gigawatts de energía eléctrica aprovechable junto con la energía calorífica que produce. Esta última, en Alemania la aprovechan en los calefactores y aquí tendremos que ver de qué forma aprovechamos esa energía calorífica porque de otra manera, se va a desperdiciar”.

El diputado del Partido Verde, hace una pausa y reflexiona: “creo que sí tenemos una buena oportunidad de hacerlo mejor en la Ciudad de México de lo que lo hemos hecho hasta ahora, porque existen las tecnologías adecuadas para tratar de mejor forma los residuos y no enterrarlos simplemente, porque ni siquiera los rellenos sanitarios tienen una norma adecuada para poder recuperar el metano.

La Ciudad de México, ya no tiene espacio para depositar sus residuos sólidos, entonces creo que un aprovechamiento energético de los mismos es bueno siempre y cuando también tengamos consciencia de que hay que recuperar más residuos para reciclaje, tenemos que producir menos basura. Entonces, si hacemos las cosas bien, vamos a tener una ciudad bastante sustentable”.

RTA.- En este caso las propuestas de tecnologías que está haciendo el Gobierno de la Ciudad de México, ¿considera usted que sí son viables por un lado, y por otro, que ésto no le va a afectar a la gente que se dedica a la pepena o que vive del reciclaje de los residuos?

XLA.- De ninguna manera les va a afectar, creo que lo que tenemos que hacer es impulsar, incluso con las plantas de biodigestión y termovalorización que se están cotizando o licitando, todavía queda un porcentaje de residuos que van a tener que ir a un relleno sanitario. Me parece que lo que tenemos que hacer es mejorar desde casa la calidad y cantidad de residuos que hacemos.

En Alemania, se tardaron 8 años en convencer y educar a la gente para que separara sus residuos domiciliarios o para que los entreguen en lugares específicos.

No hay una sola campaña exitosa, sólo se trata de insistir e insistir hasta llegar a una tasa de éxito de entre 85 y 90% de gente que separa adecuadamente sus residuos sólidos domésticos desde casa. Entonces ¿qué tenemos qué hacer en México?, lo mismo; la única condición para que podamos recuperar más, es que se separe bien desde la fuente de origen porque si no, tendremos pepenas y separaciones mal hechas en sitios con bajas condiciones para los pepenadores, y esto tampoco es justo para ese tipo de trabajadores.

Entonces, yo creo que una mayor recuperación les beneficia económicamente, le da valor agregado, pero además, hay residuos que definitivamente ya no vamos a recuperar y ésos en lugar de enterrarlos, habrá que darles un aprovechamiento energético, esa es la apuesta que está tomando la Ciudad de México que me parece viable, me parece correcta y me parece también sustentable.

Es muy importante que la gente sepa que este tipo de tecnologías cuenta con muchas medidas de seguridad, es decir, la norma alemana que ni siquiera es de cumplimiento obligatorio, establece que cualquier tipo de estas plantas pudiera estar ubicada a 300 metros de cualquier población.

Nosotros vimos plantas puntualmente dentro de poblaciones como son las plantas de biodigestión de Berlín, que está dentro de la ciudad, es decir, se controlan los olores precisamente, porque los procesos de biodigestión son como un estómago cerrado prácticamente, y todos los gases que salen, van filtrándose”, concluyó el legislador.

 

 

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

Scroll To Top
shares