Patentan dispositivo ahorrador de agua

Investigadores y estudiantes de la Facultad de Ingeniería de la Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ), campus San Juan del Río, desarrollaron un ahorrador de agua a través de una válvula de pedal libre de anclaje de fácil instalación.

Este prototipo fue desarrollado por el egresado de ingeniería electromecánica de la UAQ San Juan del Río, Miguel Ángel Ramírez Mendoza, con la asesoría de los profesores investigadores José Antonio Romero Navarrete, Luis Alberto Morales Hernández y Juan Primo Benítez Rangel, además de la colaboración del responsable del taller de electromecánica de esa institución, Julián Espinosa Sánchez.

Al respecto, el profesor investigador de la Facultad de Ingeniería de la UAQ, José Antonio Romero Navarrete, explicó que la idea de este proyecto surgió en el 2009, ante la necesidad de ofrecer a la sociedad una alternativa con la que se permitiera tener un mayor control en las descargas de agua de uso sanitario, tanto en instalaciones domésticas como en negocios, empresas e incluso hospitales, a través de un dispositivo que no requiriera fuentes de energía ni dificultades en su instalación.

“En la dinámica cotidiana respecto al uso del agua, por ejemplo en casa habitación, está el abrir y cerrar la llave de manera constante junto con la manipulación de objetos, lo que no solo genera un desperdicio, sino también la posible transmisión de gérmenes. De ahí pensamos en buscar una opción donde no hubiera la necesidad de usar las llaves del agua con las manos, no solo en las tarjas de las cocinas sino también en los lavabos de los baños”, aseguró.

De acuerdo con el Centro Mexicano de Derecho Ambiental, A.C. (Cemda), la dotación de agua promedio en el medio urbano en el país es de 250 litros por habitante al día.

Detalló también que por fugas de diferente tipo y origen, se pierden en estos sistemas cerca de 100 litros diarios por habitante.

Los factores principales del desperdicio

Según el Cemda, existen tres factores principales en el desperdicio del agua: las deficiencias en la operación e infraestructura para la captación y distribución del agua; malos hábitos de consumo en los usuarios, así como la falta de cultura en reúso, separación y aprovechamiento de agua de lluvia.

José Antonio Romero Navarrete recordó que otro factor importante que generó la idea de desarrollar este dispositivo fue la pandemia de gripe A/H1N1, en la que se difundieron diferentes medidas a nivel nacional para prevenir su contagio en la población.

“En aquellos tiempos, vimos que la manipulación de las llaves de agua era un factor de posible transmisión de la enfermedad, incluso hasta se difundían técnicas específicas para lavarse las manos, donde al final del proceso se evitaba cerrar la llave con las manos recién lavadas. Eso nos motivó también a revisar el estado del arte respecto a dispositivos que permitieran mejorar estos procesos”, explicó.

Staff Tecnología Ambiental

 

Porque leíste esta nota, te recomendamos:

Dow incentiva tratamiento de agua de reúso

Tratar las aguas residuales: objetivo del Día Mundial del Agua 2017

Hydropure: tratamiento de aguas con flores y bacterias

 

 


Check Also

Egresada de la UAEM procesa desechos de conejos para convertirlos en biofertilizantes

Mediante procesos amigables con el medio ambiente, Monserrat López Sánchez, egresada de la Facultad de …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *