Noticias Destacadas
Estás aquí: Inicio » Energía » Retos y Oportunidades de la Biorrefinería en México PARA PRODUCIR BIOCOMBUSTIBLE
Retos y Oportunidades de la Biorrefinería en México PARA PRODUCIR BIOCOMBUSTIBLE

Retos y Oportunidades de la Biorrefinería en México PARA PRODUCIR BIOCOMBUSTIBLE

  • Escogen Biomasa Como Posible Fuente de Reemplazo del Petróleo
  • En México no Existe una Planta Industrial Capaz de Producir Biocombustible

La utilización de combustible fósil ha sido un gran motor para el desarrollo industrial de la sociedad. Sin embargo, a medida que este recurso se agota, aunado a la preocupación global por la reducción de emisiones contaminantes a la atmósfera, entre otros factores, ha motivado el desarrollo de bioenergéticos o biocombustible.

Dentro del tema de  bioenergía mundial, uno de los esfuerzos que se realizan en la actualidad es la creación y operación de biorrefinerías para la producción de biocombustible. Las biorrefinerías son instalaciones donde se transforma la biomasa en productos energéticos y bioproductos que puedan sustituir gradualmente los bienes derivados del petróleo.

De acuerdo con Rodolfo Quintero Ramírez, doctor en ingeniería bioquímica por la Universidad de Manchester, Reino Unido, el concepto de biorrefinería se populariza a partir del siglo XX, cuando la comunidad internacional de expertos en energéticos concluye el pronto agotamiento del petróleo barato.

“En la academia, comenzamos a pensar cómo íbamos a sustituir el petróleo, entonces hubo un grupo de investigadores de todo el mundo que escogimos la biomasa como la posible fuente de reemplazo del petróleo”, destacó el especialista, en entrevista para la Agencia Informativa Conacyt.

Expuso Quintero Ramírez que cuando a nivel mundial hay un gran esfuerzo por avanzar en el tema de bioenergéticos, en México no existe una planta industrial capaz de producir biocombustible. A nivel internacional operan 10 biorrefinerías, nueve de ellas enfocadas en la producción de bioetanol y una más en la elaboración de bioplásticos, indicó.

“La biorrefinería es un área que emerge. En 2014 se instaló la primera planta que produjo etanol a partir de olote en Iowa, Estados Unidos (EUA), con la empresa POET-DSM Advanced Biofuels. En Europa, EUA, China y Brasil, se producen biocombustibles, particularmente etanol, mientras que en México tenemos dos grandes redes alrededor del tema de bioenergéticos, una de ellas empuja la cuestión del bioetanol, pero no hay ninguna planta industrial en el país”, explico.

El también profesor investigador del Departamento de Procesos y Tecnologías de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), unidad Cuajimalpa, destacó que EUA y Brasil han comenzado a sustituir paulatinamente la gasolina para transporte por combustible renovable como el etanol, y que en 2016 EUA aceptaba una mezcla de 10 por ciento de etanol en la gasolina, mientras que en este año aumentó a 15 por ciento.

Dijo que el país sudamericano utiliza 25 por ciento de etanol en mezclas con gasolina y el consumidor puede incrementarla según sus necesidades. “Podríamos pensar que algún día pueda pasar esto en México”, consideró.

El académico mexicano argumentó que, para que México pueda llegar a este punto, es necesario, primero, contar con la tecnología para su producción y seleccionar la materia prima para la producción de biocombustibles.

En este punto, el doctor Rodolfo Quintero considera al bagazo de caña, la materia prima predilecta para el desarrollo de biocombustibles a gran escala.

“Los académicos tenemos diferentes puntos de vista respecto al tipo de materia prima que debe usarse para producir biocombustible, pero para crear a gran escala, como lo requiere México, debe ser mediante un recurso que exista en grandes cantidades”.

Agrega: “Mi opinión como investigador es que ese recurso es el bagazo de caña, porque en los ingenios azucareros se recoge la caña, se exprime y ahí queda la biomasa (bagazo de caña); este residuo puede convertirse en etanol sin que haya necesidad de hacer grandes modificaciones en las instalaciones azucareras”, afirmó.

Quintero Ramírez, miembro nivel III del Sistema Nacional de Investigadores (SNI), manifestó como segunda y tercera opción los desechos de agave y del maíz, respectivamente, ya que son las materias primas sobrantes de sectores en los que México es uno de los principales productores.

Dijo: “Los desechos de la producción del tequila pueden utilizarse para generar etanol. Por otro lado, México es un gran importador de maíz, ya que la productividad es baja, salvo en el estado de Sinaloa, podríamos pensar en utilizar la parte del grano que no se come, por ejemplo, el rastrojo u olotes, y producir bioetanol por medio de éstos”, manifestó.

El profesor investigador de la UAM respecto al tema de la tecnología, apuntó que el país aún no cuenta con la tecnología adecuada para la producción de biocombustibles a gran escala.

Sin embargo, consideró que “si México decidiera producir etanol para mezclarlo con la gasolina, entonces deberíamos estimular a los grupos de investigación a que trabajen en el desarrollo de enzimas, conocidas como celulasas, para que eventualmente pudiéramos producirlas  -a nivel industrial-. Desde hace muchos años, en México hay esfuerzos científicos en ello, el problema es escoger las enzimas adecuadas para la biomasa con la que se desee trabajar”, puntualizó.

Aseveró que el desarrollo de biocombustibles representa un cambio de pensamiento en el que se ven involucrados aspectos económicos, ambientales, sociales y políticos y, por lo tanto, se requiere la participación de diversas disciplinas que estudien tales sectores.

Al respecto, destaca: “Producir biocombustibles no es la panacea para resolver el problema energético mundial, pueden ayudar, en algunos casos, pero se necesita un análisis ambiental; la biomasa vegetal requiere de cantidades importantes de agua, un recurso limitante en muchas partes del mundo”, subrayó.

Desde el punto de vista gubernamental, tendrá que hacerse una política pensada y dirigida a los intereses nacionales, donde se priorice la producción de alimentos y también se busque la menor dependencia de importación de combustibles.

“Pero además de estos conocimientos y habilidades técnicas, tenemos el entorno social de cómo se afectará la vida de los cañeros: de ser agricultores a obreros de fábrica. Los costos y precios de los combustibles están cambiando y no se prevé que esta tendencia vaya a modificarse en el mediano plazo, por lo que la parte económica de los biocombustibles debe revisarse con mucho cuidado“, concluyó.

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

Scroll To Top
shares