Tecnología Ambiental
Noticias Destacadas
Estás aquí: Inicio » Movilidad / Transporte » Profesor del IPN convierte su auto convencional en eléctrico
Profesor del IPN convierte su auto convencional en eléctrico

Profesor del IPN convierte su auto convencional en eléctrico

Un académico del Instituto Politécnico Nacional (IPN), convirtió su vehículo modelo Sentra 2002 en uno carro completamente eléctrico.

El auto modificado por César Gustavo Gómez Sierra,  gasta un promedio de entre tres y cuatro pesos por cada 25 kilómetros que se recorran y se puede recargar entre tres y cuatro horas.

El académico de la Escuela Superior de Ingeniería Química e Industrias Extractivas (Esiqie), explicó que tuvo que desarmar su coche, quitarle el motor de gasolina, el radiador, motor de arranque, tubo de escape, silenciador y tanque de gasolina, para implementar un sistema que funciona a partir de ocho baterías de litio y un cargador, con una bomba de vacío.

El profesor lo equipó con un banco de ocho baterías de litio, al igual que una larga lista de accesorios necesarios para lograr que funcionara.

El profesor tiene que recorrer 25 kilómetros para asistir a sus clases y volver a casa. Gracias a las modificaciones que le hizo a su vehículo, sólo invierte 4 pesos en recargar su automóvil– tarifa de la Comisión Federal de Electricidad (CFE)– y logra viajar a una velocidad promedio de 80 kilómetros por hora.

“El académico César Gustavo Gómez Sierra recorre diario desde hace un año, 25 kilómetros a una velocidad de 80 km por hora en un automóvil que era de gasolina y lo convirtió 100 por ciento en eléctrico para impartir clases en la Escuela Superior de Ingeniería Química e Industrias Extractivas (ESIQIE)”, compartió el IPN su Facebook.

Para la transformación de su automóvil Gómez Sierra trabajó durante un año en sus tiempos libres para desarmar su coche, quitarle el motor de gasolina, el radiador, motor de arranca, alternador, tubo de escape, silenciador, convertidor catalítico , tanque de gasolina, conexiones eléctricas y computadora.

“Es importante mencionar que este es un trabajo difícil que se inicia por quitar los fluidos como anticongelantes, aceite de motor, retirar la dirección hidraulica, tornillería de soporte, pero con cuidado porque con cada elemento se puede obtener un beneficio al vender dichos componentes y deberán estar en perfectas condiciones para ello”, señaló el académico en la página del IPN.

 

Staff Tecnología Ambiental

 

Porque leíste esta nota, te recomendamos:

Autobús es movido por ¡ácido de hormigas!

Auto eléctrico creado por estudiantes de la UNAM competirá en el Shell Eco Marathon

Estudiante del Poli se lanza al mercado automotriz con vehículo eléctrico

 

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

Scroll To Top