Noticias Destacadas
Estás aquí: Inicio » Gobierno Responsable » ¿Cuántos ambientalistas han sido asesinados en la administración de Obrador?
¿Cuántos ambientalistas han sido asesinados en la administración de Obrador?

¿Cuántos ambientalistas han sido asesinados en la administración de Obrador?

México ocupa el tercer país más peligroso para los ambientalistas y defensores de derechos humanos, según reportes de la organización Witness International, solo detrás de Filipinas y Colombia.

Samir Flores, en Puebla; Manuel Martínez, en Hidalgo; Noé Jiménez Pablo, en Chiapas; Gustavo Cruz y Bernardino García, en Oaxaca; Estelina López, en Chiapas; Leonel Díaz Urbano, en Puebla; José Santiago y Sinar Corzo, en Chiapas, y José Luis Álvarez, en Tabasco, son las personas asesinadas desde que López Obrador asumió la presidencia.

 

Manuel Martínez

Indígena náhuatl, defensor de derechos humanos, quien mantenía una lucha en la comunidad por la defensa de tierras, fue asesinado en Yahualica, Hidalgo el 24 de diciembre de 2018. Su cuerpo sin vida fue hallado las 16 horas de ese mismo día en su milpa, con más de siete machetazos en diferentes partes del cuerpo.

 

Sinar Corzo Esquinca

Activista asesinado en Chiapas. Un motociclista se acercó a él y le disparó a quemarropa la noche del 3 de enero, según reportes de la Fiscalía General del estado. Corzo murió en el lugar donde fue atacado, mientras que el responsable huyó. Días después de informó de la detención de tres sujetos presuntamente vinculados al homicidio.

Además de sus actividades en pro del medio ambiente, tras los sismos de septiembre de 2017, rindió su apoyo a los damnificados. También se mantuvo activo en la gestión de obras y caminos para las comunidades indígenas, así como garantizar el derecho al agua y alimento.

Era miembro del Comité Ciudadano Defensa de los Derechos Humanos Coloso de Piedra y estudio la carrera de Comunicación Social en la Universidad Autónoma Metropolitana, unidad Xochimilco.

“Si el gobernador del estado no ha entendido que los defensores civiles somos ciudadanos que lo que procuramos es ayudar a nuestra comunidad, que procuramos ayudar al gobierno para que los conflictos sociales encuentren un cause institucional de solución, estamos perdidos”, declaró en abril de 2018.

Noé Jiménez Pablo y José Santiago Álvarez

Noé Jiménez Pablo

Dirigentes  del Movimiento Campesino Regional Independiente, organización adherida a la Coordinadora Nacional Plan de Ayala Movimiento Nacional (Mocri-CNPA MM).

Fueron secuestrados el 17 de enero y su cuerpo sin vida localizados el 18 de enero en Amatán (Chiapas). Su cuerpo fue hallado con señas de tortura.

Gustavo Cruz

El asesinato de Gustavo Cruz, comunicador indígena y defensor de tierras chiapanecas, ocurrió el pasado 20 de enero del 2019, cuando se encontraba en su casa. Momentos antes asistió a la asamblea de su comunidad, donde se trató el tema de la instalación de una purificadora de agua. En dicha reunión el comunicador indígena dio su opinión argumentando que no era conveniente instalar dicha purificadora en la comunidad por el problema de escasez de agua potable que existe.

Bernardino García

Comunero que pretendía apoyar en la solución del conflicto de tierras en San Sebastián Nopalera, en Oaxaca.

Su cuerpo fue encontrado con disparos de arma de fuego en un paraje conocido como «Camalote», donde tenía un estanque. Se dedicaba al campo y a la política.

Bernardino García fue asesinado el 21 de enero.

Samir Flores

ambientalistas

Era uno de los principales opositores a la termoeléctrica de Huexca y luchó por la defensa de un río. Su asesinato ocurrió en medio de una consulta para saber si la población estaba de acuerdo con el proyecto de la planta, el 20 de febrero.

A pesar del asesinato, el presidente Andrés Manuel López Obrador decidió no dar marcha atrás con las consulta.  “Tenemos que continuar; no podríamos detenerla”, dijo en su momento.

Flores fue matado a balazos mientras salía de su casa en el pueblo de Amilcingo, sin que hasta el momento se esclarezca el crimen. Familiares y compañeros acusan que las investigaciones no avanzan, por lo que existe el temor de que el caso quede impune.

Estelina López Gómez

ambientalistas

Defensora de la tierra y el territorio asesinada el 23 de enero en Amatenango, Chiapas. Era perteneciente a La Luy y Fuerza del Pueblo.

La ambientalista iba con su esposo a bordo de una camioneta y al bajar de ella, recibió disparos en la cabeza y abdomen por parte de un grupo armado, según indican pobladores. Sus compañeros vinculan el asesinato con el intento de despojarlos de sus tierras.

El cuerpo permaneció en el suelo toda la noche, pues los peritos no llegaban para iniciar con las diligencias correspondientes. Ante la ausencia de la autoridad, los mismo pobladores levantaron el cuerpo, según reportó El Heraldo de Chiapas.

Leonel Díaz Urbano

ambientalistas

Activista indígena y  opositor a la construcción de una hidroeléctrica en la comunidad de San Juan Tahitic, en el estado de Puebla. De acuerdo con los pobladores, este proyecto les afectaría debido al desvío del cauce del río Apulco.

Fue asesinado a tiros en su vivienda, ubicada en el municipio serrano de Zacapoaxtla. Según versiones de los habitantes, los disparos se originaron desde el exterior de la casa.

La Coordinadora Nacional Plan de Ayala-Movimiento Nacional (CNPA-MN) denuncia que a raíz de la Reforma Energética, el 66 por ciento del territorio del estado de Puebla ha sido concesionado por el gobierno local a compañías nacionales y extranjeras.

De esta manera, agregó la CNPA, las firmas han puesto en marcha diversos megaproyectos –como minas, plantas hidroeléctricas e incluso yacimientos de hidrocarburos explotados mediante fracking– a través del despojo de los recursos naturales de las comunidades donde se asientan.

A raíz del asesinato, la empresa Gaya S.A. de C. V. canceló de forma definitiva el proyecto.

José Luis Álvarez Flores

ambientalistas

Defensor del mono saraguato de los atropellamientos carreteros, asesinado el 11 de junio entre los límites de Tabasco y Chiapas. Al ser encontrado presentaba varios impactos de bala.

Estaba encargado de la Unidad de Manejo Ambiental (UMA) Saraguato, en este lugar maneja un área protegida de 345 hectáreas en Chablé, Tabasco.

En la UMA  habitan un centenar de monos saraguato, también llamados aulladores, además de iguanas y garzas tigre. También se dedicaba al cuidado de las playas y zona costera del Ejido Calatraba, en Palenque.

Además de su lucha para proteger a los monos y diversas especies, hizo diversas acusaciones sobre extracción ilegal de arena.

Álvarez Flores había denunciado amenazas en su contra, derivado de sus actividades por ambientalista.

Adriana Rodríguez

Nota relacionada:

Sierra tarahumara, tesoro que urge proteger

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

Scroll To Top
shares