Perfectibles, los sistemas de alerta ante temblores

En México, es necesario que sociólogos hagan estudios sobre la respuesta de la población ante la alerta sísmica, afirmó Allen Husker, del Instituto de Geofísica de la UNAM.

Aunque las reacciones exageradas son poco frecuentes, un pequeño porcentaje de la gente responde de manera imperfecta ante una alerta, lo que podría traer consecuencias graves, explicó.

“Se ha trabajado para crear una cultura sísmica con las alertas y simulacros, pero en realidad las personas se asustan al escucharlas, incluso más que cuando se presenta el movimiento. Quedan paralizadas ante el sismo y a veces hasta saltan por las ventanas por el temor de que su edificio colapse”, dijo.

Tras revisar los sistemas de alerta en Ciudad de México y California, el universitario concluyó que éstos no consideran la parte humana, “y eso es lo que hace falta, pues los que estamos involucrados somos sismólogos”. Los resultados de sus investigaciones, hechas en conjunto con Elizabeth S. Cochran, del U.S. Geological Survey, fueron publicados en la revista Science.

Nota relacionada: Gobierno capitalino realiza primer simulacro por sismo del año

El Sistema de Alerta Sísmica Mexicano opera para Ciudad de México desde 1991, y para Oaxaca desde 2003, y trata de ampliar su rango de acción.

Aquí, para avisar a la población se usan bocinas y algunas aplicaciones en teléfonos inteligentes, mientras que en California se utilizan sólo los móviles, con consecuencias diferentes de alertamiento, precisó Husker.

Por ejemplo, “si en Los Ángeles alguien que reciba la alerta se distrae mientras maneja por una de las muchas carreteras de alta velocidad, podría generar un accidente que afecte a muchos más conductores”.

En tanto, en CdMx es adecuada la posición de la alerta, porque se encuentra relativamente lejos de la costa, donde se originan los temblores de magnitud considerable; entonces, el tiempo en que viajan las ondas sísmicas permite una anticipación de 30 segundos y hasta poco más de un minuto.

Nota relacionada: Por impredecibles, siempre debemos estar preparados ante los sismos

Sin embargo, en el sismo del 19 de septiembre de 2017, debido a la cercanía del epicentro, la alerta sonó a la par que el movimiento telúrico.

“El alertamiento en México se basa en magnitud, pero debería ser por la intensidad, es decir, cómo lo sentirá la gente: si está cerca del epicentro la intensidad es enorme, si está lejos, es bajo, y en ese parámetro debería apoyarse”, subrayó el especialista.

La población exige información rápida, pero debe difundirse que la alarma es una forma de prepararse mentalmente ante una inminente sacudida, como ocurre en Japón.

“Desafortunadamente, aquí la mayoría de la gente no toma en cuenta las medidas de protección civil, además el ruido ambiental a veces hace difícil escuchar la alarma”, reconoció.

 

Staff Tecnología Ambiental

Foto: UNAM

Check Also

Con regreso a semáforo naranja, reabre Bosque de San Juan de Aragón

Ante la activación del semáforo epidemiológico color naranja, establecido por la autoridad sanitaria, el Bosque …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *