Noticias Destacadas
Estás aquí: Inicio » Gobierno Responsable » “La batalla por el aeropuerto no está del todo resuelta”
“La batalla por el aeropuerto no está del todo resuelta”

“La batalla por el aeropuerto no está del todo resuelta”

La vida de América del Valle Ramírez, defensora de la tierra y el territorio de Atenco, integrante del Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra, tiene un antes y un después del año 2001

Fue en octubre de ese año que el gobierno del entonces presidente Vicente Fox decidió construir el nuevo aeropuerto en Texcoco, y expropiar miles de hectáreas de terreno, en su mayoría ejidales.

Desde antes, América, que hoy tiene 39 años de edad, creció en casa de padres defensores de Derechos Humanos. “Desde niña vi a muchas personas llegando a nuestra casa a buscar a mi padre (Ignacio del Valle, más tarde uno de los líderes de la resistencia en Atenco), para que le apoyara en algo, asesorara en algo. Y empecé a escuchar bastantes historias. Estuve rodeada cotidianamente con eso”, narró en entrevista con Cimacnoticias.

Cuando estuvo en la secundaria, en 1994, el levantamiento zapatista fue otra influencia importante en su vida, y ya en la universidad, América cursó la Universidad Pedagógica Nacional, empezó la huelga en la UNAM, en 1999. “Participé desde el primer día, desde entonces en la universidad empecé a tener un criterio más propio, más amplio”, explicó, aunque nada la preparaba para la represión que enfrentarían a partir de 2001.

Nota relacionada: AMLO sigue política de despojo con comunidades: OSC

“Después del 2001 nuestra vida cambia totalmente, tanto de mujeres como la comunidad en general”, resumió la lucha contra el aeropuerto, que culminó con los acontecimientos del 3 y 4 de mayo, 2006, la represión brutal de la resistencia, con golpes, detenciones, y tortura. El 28 de noviembre de 2018, la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CoIDH) declaró al Estado mexicano responsable por las graves violaciones a Derechos Humanos cometidas contra once mujeres que sufrieron detenciones ilegales y arbitrarias; tortura física, psicológica y sexual; y falta de acceso a la justicia.

“A mí no me violaron,” comentó sobre el impacto de la represión en las mujeres defensoras, “pero sí me violaron a través de mis hermanas, a través de las compañeras. Entraron a nuestras casas. Saquearon en nuestra casa, nuestro hogar, hurgaron entre la ropa, nuestras prendas, para “dejar huella”. Nos violan a través de asaltar nuestro hogar. Y nos viola la vida.”

Las mujeres se empoderaron en la lucha

América encontró que la lucha también ha tenido efectos positivos para las mujeres: “Hay procesos de liberación, también. Porque históricamente, quiénes son los titulares, los dueños legales de la tierra, en su mayoría son los hombres. No hay ejidatarias. Las pocas que hay, no es porque en la comunidad las elijan, sino que a algunas se las hereda un padre a su hija.”

Del Valle destacó que “las mujeres son parte fundamental para la productividad de la tierra. Las campesinas la trabajan, la cuidan, intervienen en las decisiones de cómo la tierra se distribuye para los hijos. La tierra para nosotros es vida. Es historia, presente y futuro.”

“A veces, las compañeras no se dan cuenta del gran poder que tienen, pero que ejercen en la vida de los hechos, en el mejor sentido de la palabra. Su participación mueve a la comunidad, contó la defensora, y por lo tanto también la vida de sus familias, y a ellas mismas. Nos quieren terminar, desterrar. Tenemos solamente dos caminos: o lo permitimos, nos morimos en vida, les dejamos el paso, o nos fortalecemos. Esta dureza, esta crueldad, la transformamos en fortaleza”, dijo.

Nota relacionada: Tren Maya traerá desarrollo y cuidado del medio ambiente: Gobernador de Chiapas

La justicia no la consiguieron en México, “los responsables andan a gusto en España”, pero sí existe la sentencia de la CoIDH. Las once compañeras “siguen enarbolando una bandera muy grande y muy digna”, consideró del Valle, y dijo que otros compañeros, todavía están buscando la vía ante la CoIDH para buscar justicia por la tortura sufrida.

El aeropuerto de Texcoco, “no es un libro cerrado como pudiera parecer”, advirtió, “la batalla no está del todo resuelta.” En primer lugar, la consulta iniciada por el presidente Andrés Manuel López Obrador en Octubre del 2018, fue muy cuestionada por las y los defensores mismos, porque no se adhirió a los estándares internacionales, como el Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo. Sin embargo, decidieron participar, “bajo protesta.”

En segundo lugar, que se hayan suspendido los trabajos en el aeropuerto, no quiere decir que los problemas se terminaron o que deja del todo en paz a los pueblos. “Recordemos que el aeropuerto era un gran negocio”, dijo del Valle. Ella teme que seguirá el desarrollo y la gentrificación de la región alrededor de la obra. Las áreas ejidatarias ya se privatizaron, en muchos casos a base de la corrupción.

Hoy, las y los defensoras siguen con la vía jurídica y con acciones para que se restituyan las tierras que se expropiaron en su momento. Y para que “aquellos que violaron, asesinaron, golpearon, que siguen impunes, en algún momento sean castigados. Ahí señalamos directamente a Enrique Peña Nieto”, recordó. “Esta barbarie, nos rasgó el alma, nos lastimó muchísimo”, concluyó.

 

Fuente: Cimac Noticias /  

Foto: Cimac / César Martínez López

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

Scroll To Top
shares