Noticias Destacadas
Estás aquí: Inicio » Responsabilidad Social / Ambiental » ¿Por qué el Covid-19 no disminuye contaminación del aire?
¿Por qué el Covid-19 no disminuye contaminación del aire?

¿Por qué el Covid-19 no disminuye contaminación del aire?

Desde que se recomendó en México el distanciamiento social, las principales avenidas de la Ciudad capital lucen descongestionadas de automóviles de todo tipo y gran parte de las actividades cotidianas se detuvieron.

Se supuso que esto reduciría los niveles de contaminación en la Ciudad de México, sobre todo después de ver que en otras partes del mundo hasta los animales habían regresado, pero no fue así.

Desde el lunes 23 de marzo, fecha en la que se inició de manera “oficial” las medidas de confinamiento, el Sistema de Monitoreo Atmosférico de la CDMX ha reportado valores de más de 100 puntos de ozono, lo que significa mala a muy mala calidad del aire en el Valle de México. Este domingo, por ejemplo, la calidad del aire fue mala y así lucía la ZMVM:

«Reducir el uso del automóvil un par de semanas no es suficiente para disminuir los altos niveles de otros contaminantes en el aire que hemos acumulado por todos estos años y que son los responsables del cambio climático», indica Greenpeace.

Y agrega que las acciones de mitigación para evitar la propagación por el Covid-19 sí han significado una reducción de emisiones contaminantes en el mundo pero las concentraciones no han disminuído.

Nota relacionada: La cuarentena por el coronavirus mejora la calidad del aire, pero no sustituye la acción climática

Por ejemplo, indica, en China la reducción de la actividad económica disminuyó en 25% las emisiones de bióxido de carbono durante cuatro semanas, de acuerdo con un análisis de Carbón Brief. En Italia hubo una tendencia gradual de reducción de alrededor del 10% de dióxido de nitrógeno por semana durante las últimas cuatro a cinco semanas, según el Servicio de Monitoreo Atmosférico Copérnico de la Unión Europea.

«Sin embargo, la reducción en las emisión de estos contaminantes es diferente a la concentración de bióxido de carbono, que es la principal causante del cambio climático.»

De acuerdo con la Organización de Naciones Unidas, las emisiones representan lo que pasa a la atmósfera, mientras que las concentraciones representan lo que queda en la atmósfera después del complejo sistema de interacciones entre la atmósfera, la biosfera, la litosfera, la criosfera y los océanos.

El dióxido de carbono permanece en la atmósfera y los océanos durante siglos. Esto significa que el mundo está comprometido con el cambio climático continuo, independientemente de cualquier caída temporal en las emisiones debido a la epidemia de coronavirus.

Nota relacionada: La contaminación ante el Covid-19

Las Naciones Unidas señalan que es muy pronto para para sacar conclusiones firmes sobre la importancia de esta contingencia para las concentraciones de gases de efecto invernadero; sin embargo, está claro que las acciones para evitar el contagio de Covid-19 no pueden sustituir todas las acciones a corto, mediano y largo plazo que debemos tomar contra el cambio climático.

«Por el contrario, desde Greenpeace creemos que el contexto actual nos plantea una oportunidad para repensar el modelo de movilidad que tenemos, donde la bicicleta y la movilidad activa son opciones para descongestionar el transporte público, reducir el uso del automóvil y mejorar la calidad del aire, por nuestra salud y la del planeta», agrega la organización ambientalista.

Finalmente, Greenpeace recordó que la mala calidad del aire está vinculada con la muerte anual de al menos 17 mil personas, entre ellas niñas, niños y personas adultas mayores.

«El compromiso que ha mostrado la sociedad frente a la contingencia sanitaria, debería ser el mismo que en adelante mostremos para el cuidado del medio ambiente», concluyó.

 

Staff Tecnología Ambiental

Foto: Greenpeace

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

Scroll To Top
shares