Noticias Destacadas
Estás aquí: Inicio » Mascotas / Flora / Fauna / Agro » La relación del ser humano con la naturaleza es la causa de la pandemia, coinciden científicos
La relación del ser humano con la naturaleza es la causa de la pandemia, coinciden científicos

La relación del ser humano con la naturaleza es la causa de la pandemia, coinciden científicos

Un grupo de científicos coincidió que la pandemia del Covid-19 guarda una profunda relación con el deterioro de los ecosistemas así como con la extinción y disminución de la vida silvestre.

Julia Carabias consideró -durante una mesa de debate organizada por el Colegio de México en el marco del Día Mundial del Medio Ambiente– que es alarmante la caída continua del presupuesto público destinado a las políticas medioambientales.

Indicó que la Secretaría de Medio Ambiente tuvo en 2019 el presupuesto más bajo en veinte años, mientras que instituciones señeras como la Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad, se enfrentan a una severa crisis que amenaza su existencia por el recorte de su presupuesto.

Rodolfo Dirzo inició su presentación recordándonos un hecho dramático y científicamente comprobado: vivimos la era del Antropoceno, un concepto que refiere a una nueva edad geológica, en la que la actividad y la presencia de la especie humana ha logrado modificar e impactar desfavorablemente los sistemas ecológicos del planeta.

Nota relacionada: Seis pasos para un planeta más limpio y saludable después de la pandemia del coronavirus

La deforestación, la defanuación, la contaminación global, y el cambio climático, son algunas de las marcas evidentes del Antropoceno. “Es el ser humano el principal detonador de las pandemias”, fenómeno en el que, por primera vez en la historia de la vida en la tierra, una sola especie ha logrado modificar las condiciones del planeta entero, aseveró Dirzo.

El experto en biología tropical explicó los resultados de un estudio realizado en Kenia mediante el cual se comprobó que en el caso de la defaunación son las especies animales de mayor tamaño las más afectadas –fauna perdedora– mientras que esto propicia la multiplicación desequilibrada de las especies menores –fauna ganadora- como es el caso de roedores y murciélagos,

El investigador de la Universidad de Standford aseguró que son precisamente las especies menores quienes tienen un mayor potencial de zoonosis, es decir, de transmitir enfermedades al ser humano. Ante este panorama, comentó: “es sorprendente que una pandemia como la que estamos viviendo no se haya presentado antes”.

Por su parte, Rodrigo Medellín hizo una defensa documentada y certera sobre la importancia de los murciélagos para los ecosistemas del planeta. Criticó y calificó como un gran equívoco las campañas que desde la ignorancia y los prejuicios se han emprendido para atacar a los murciélagos como responsables de la actual epidemia.

Nota relacionada: ¿Cómo ha de ser la gestión de residuos durante la pandemia del COVID-19?

Los murciélagos y sus más de mil 400 especies, contribuyen de forma decisiva a combatir las plagas de insectos en el planeta, a la dispersión de semillas para frutos de todas las especies y a la polinización de la flora del planeta. Son nuestros grandes aliados, en modo alguno nuestros enemigos, aseguró Medellín.

El también catedrático, perteneciente al Instituto de Ecología de la UNAM, dijo respecto al virus responsable de la actual pandemia y los más de seis millones de contagiados al día de hoy, que en todos los casos ha sido una transmisión entre seres humanos. Acaso el primer contagio pudo ser a través de un animal, cuya procedencia aún desconocemos, pero lo que sabemos con toda seguridad es que es una pandemia que ocurre y se expande entre nuestra propia especie. “Para encontrar un culpable –sugirió– hay que mirarnos al espejo: somos nosotros mismos, la especie humana”.

Durante su intervención, Jorge Soberón se mostró dubitativo ante el futuro que nos espera tras la pandemia. Las cosas van a cambiar con toda seguridad, pero no podemos afirmar todavía que será hacia un mejor lugar, mencionó. “Los humanos no nos vamos a ir, y hagamos lo que hagamos van a existir consecuencias”.

“Hay que transformar a las sociedades para que podamos realizar muchas de nuestras actividades sin destruir a los demás”, destacó el catedrático de la Universidad de Kansas, quien citó la aspiración formulada por el conservacionista estadounidense Daniel Janzen: “Queremos un jardín diverso, sano, funcional, donde estemos presentes, pero no seamos los únicos”.

 

 

Staff Tecnología Ambiental

Foto: especial

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

Scroll To Top