Noticias Destacadas
Estás aquí: Inicio » Emprendimiento Verde » Con bioplásticos, Politécnicos destacan en Reto CDMX
Con bioplásticos, Politécnicos destacan en Reto CDMX

Con bioplásticos, Politécnicos destacan en Reto CDMX

Con un proyecto para generar un bioplástico, a partir de la cáscara de naranja, que pueda degradarse en un tiempo menor a un año, estudiantes del Instituto Politécnico Nacional (IPN) se ubicaron entre los 10 finalistas de la categoría Economía Circular del Reto CDMX, Concurso de Innovación, el cual busca soluciones a problemáticas en la gestión de residuos y movilidad de la Ciudad de México.

Los alumnos de la carrera de Ingeniería Ambiental, de la Unidad Profesional Interdisciplinaria de Biotecnología (UPIBI), Adrián Emanuel Tun Panti, Karen Itzel Osorio López, Antonio Falcón Martínez e Itzel Berenice Rosas Bermúdez, con la asesoría del Maestro en Ciencias, Saúl Hernández Islas, presentarán el proyecto denominado Narandam, orange is the new Green, en el evento que se realizará de manera virtual del 26 al 28 de junio, ante la pandemia por el COVID 19.

La propuesta de los politécnicos participa en el contexto del reto Economía Circular: empaques, plásticos y residuos de alimentos, cuyo desafío es lograr un bioplástico con la cáscara de naranja que tenga impacto positivo en el ambiente y la economía. Con este proyecto los jóvenes pasaron a la ronda final del Reto CDMX.

Nota relacionada: Estudiantes desarrollan bioplástico con plátano verde

Los alumnos expresaron que participar en este reto de innovación representa la oportunidad de crear conciencia en la problemática de la generación de residuos que tiene el país y manifestaron su satisfacción porque los conocimientos adquiridos en su trayectoria escolar en el Politécnico les permiten fomentar y expandir nuevas ideas de innovación a través de la economía circular.

A su vez, el Maestro en Ciencias, Saúl Hernández, docente de la UPIBI, resaltó que un bioplástico tiene beneficio ambiental, toda vez que sustituiría al plástico convencional que se obtiene de los derivados del petróleo, adicional a todos los impactos al aire, agua, suelo y generación de residuos que ocasiona y cuya degradación es mayor a 400 años.

Nota relacionada: Investigadora desarrolla bioplástico para reducir contaminación

“Utilizar este material que se obtiene de un residuo de la naranja nos da facilidad de que bajo el término bioplástico estaríamos logrando tiempos de degradación en el ambiente menores a un año, pero se tienen que hacer las pruebas experimentales debidamente validadas”, expresó el especialista.

El académico concluyó que en la parte social también se obtiene un beneficio al crearse fuentes de empleo. “Si se materializa, los jóvenes estarían desde la fase de crear la formulación adecuada, desarrollar el prototipo, hacer las pruebas experimentales y posteriormente conformar una planta que genere cierta cantidad de bioplástico”.

 

Adriana Rodríguez

Foto: Cortesía

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

Scroll To Top
shares