Noticias Destacadas
Estás aquí: Inicio » Emprendimiento Verde » Las crisis como oportunidades para los emprendedores
Las crisis como oportunidades para los emprendedores

Las crisis como oportunidades para los emprendedores

En menos de un mes, la empresa mexicana de energías renovables Energryn vivió una reconversión: pasó de fabricar calentadores solares de agua a producir máscaras faciales para uso médico. Fue la estrategia para sobrevivir a los estragos económicos de la pandemia por Covid-19.

El proceso no fue fácil. De un día para otro, la compañía dejó de generar ingresos, tenía que realizar pagos, garantizar la nómina de sus 38 empleados y cumplir con sus inversionistas y proveedores. Andrés Muñoz, director general de la empresa, pasó varios días sin dormir. “Cuando te enfrentas a algo como esto atraviesas por un periodo de shock, por una negación de la realidad que luego da paso a la etapa de aceptación”, explica el también presidente de la compañía fundada en 2010 en Quintana Roo.

Llegado ese momento, Muñoz se reunió con sus colaboradores más cercanos para hacer un análisis de sus fortalezas, oportunidades, debilidades y amenazas, así como para estudiar los nuevos “dolores” del mercado. Encontraron que una de sus fortalezas es que son la única empresa de Quintana Roo que tiene la estructura de producción por inyección de plástico, proceso con el cual se fabrican las máscaras faciales.

Nota relacionada: Emprendedores mexicanos ganan concurso internacional con proyectos ecológicos

“El personal médico de México y de muchos países de América Latina estaba teniendo problemas para dotarse de equipo de protección contra el Covid-19, como las máscaras faciales que protegen boca, ojos y nariz”, cuenta el emprendedor. “Vimos que podíamos mitigar ese dolor y aportar valor a la sociedad”.

Las soluciones que había en el mercado eran muy artesanales, incómodas, de baja calidad y no eran reusables. Había que diseñar un producto durable de alta calidad. El equipo de Energryn se reunió con médicos para determinar el mejor prototipo. Fue así como nació Gladiator, una máscara facial de uso médico que es reutilizable, ergonómica, cómoda, ligera y, además, permite una visión óptima.

En julio comenzó la comercialización de Gladiator. “Logramos tener una capacidad de producción mensual de 200,000 unidades a un costo de producción muy bajito con un producto de gran calidad”, explica Muñoz. En la crisis, Energryn encontró una oportunidad. Y también lo han hecho otras empresas que en el confinamiento han hallado una brecha de negocio: entregas a domicilio, servicios online o reconversiones de productos.

“En cualquier situación de cambio se abren muchísimas oportunidades, porque tienes tiempo de replantearte el statu quo”, explica Rogelio de los Santos, presidente del Instituto de Emprendimiento Eugenio Garza Lagüera, del Tec de Monterrey.

Nota relacionada: Cómo los emprendedores digitales contribuirán a dar forma al mundo tras la pandemia de COVID-19


Plan de acciónSi bien cada crisis es única y posee características muy específicas, hay principios que han funcionado siempre. El más importante, señala De los Santos, es mantenerse positivos. “Por naturaleza, los emprendedores siempre visualizan un mejor futuro y eso lo deben seguir contagiando con su liderazgo hacia sus equipos”, afirma.

El segundo principio es medir muy bien el riesgo. “Con ello identifican cuál es la oportunidad y el valor que pueden crear para la sociedad y para ellos mismos”, explica el especialista.
El tercero es volverse resilientes. “Deben cuidar los recursos que tengan, ya sean humanos, económicos o tecnológicos y hacerlos rendir”, describe el managing partner del fondo de inversión Dalus Capital. “Porque en la medida en la que tengan esa resiliencia es como van a poder salir en adelante”.

Cuando los emprendedores entiendan la nueva realidad y se adapten a ella, serán capaces de encontrar nuevos modelos de negocio. Ulrick Noel, presidente de la Asociación de Emprendedores de México, explica que las áreas de oportunidad están en los sectores de logística, análisis de datos, telemedicina, inteligencia artificial y ayuda a adultos mayores.

Para encontrar esas nuevas oportunidades es necesario que los emprendedores analicen a profundidad el mercado, realicen un plan estratégico y tengan claridad de con cuánto capital cuentan. “Las grandes fortunas suelen nacer de las crisis, no de los periodos de bonanza, hay que ver esto como una oportunidad y no pensar tanto en generar dinero, sino en valor a la sociedad y a sus semejantes”, enfatiza Muñoz.

Fuente: Tec Review

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

Scroll To Top