Noticias Destacadas
Estás aquí: Inicio » Emprendimiento Verde » Un dulce emprendimiento de fruta orgánica que superó a la pandemia
Un dulce emprendimiento de fruta orgánica que superó a la pandemia

Un dulce emprendimiento de fruta orgánica que superó a la pandemia

Dicen que el amor y los negocios no se mezclan. Gabriel tenía consolidado su despacho de consultoría y decidió incluir a su pareja. Fue un error. Las peleas con ella dentro de la pequeña oficina eran constantes. Comenzó a perder clientes y el equipo de trabajo resultó afectado.

Mezclar amor y negocios no es para todos. Pero, la historia de Daniela Almaguer e Israel Bohorquez es distinta.

Amor y éxito

Ambos egresados de la maestría en dirección y mercadotecnia y trabajan en pareja con éxito. Aunque cursaron carreras distintas en el Tec de Monterrey, Campus Puebla, los talentos de Daniela e Israel se complementan para crear negocios. El flechazo no solo fue como pareja sino como emprendedores. Incluso mientras eran estudiantes comenzaron su incursión en el comercio.

“Nos conocimos al inicio de la carrera, llevamos un rato juntos. La parte del comercio siempre ha estado muy en el fondo del corazón de los dos. Él es ingeniero en producción musical digital, yo soy licenciada en finanzas y en la universidad vendíamos dulces”, recuerda Almaguer del tiempo en que comenzaron su relación.

Desafiar la pandemia

Pese a tener diferentes especializaciones, a la pareja la une su entusiasmo por evaluar oportunidades de negocio. “Siempre hemos querido lanzar un negocio, pero por diferentes factores y nuestros trabajos no teníamos tanto tiempo. Muchas veces estábamos separados por los horarios”, dice Almaguer.

La pandemia se convirtió en la oportunidad perfecta para emprender. El confinamiento los ayudó a pasar más tiempo juntos. “Estábamos encerrados y después de un tiempo dijimos ‘hay que hacer algo. Hay que empezar a fundar’. Teníamos algunas ideas y una de ellas se me ocurrió por Facebook”, dice Bohorquez.

A través de la red social, el ingeniero observó una oportunidad. Productores de berries en Huejotzingo, Puebla, tenían problemas para vender su producción debido a la pandemia. “Había bajado muchísimo la demanda. Se me ocurrió comenzar a mezclar este negocio en línea y ofrecerlas a domicilio”, agrega.

Nota relacionada: Las crisis como oportunidades para los emprendedores

Con la página de Facebook lista y con los pedidos en fila, la pareja de emprendedores comenzó las primeras entregas de Sweet Berries Puebla en julio. A dos meses de comenzar su negocio, ya tienen ideas para continuar operando con productos diversificados.

“Vendimos el producto antes de comprarlo. Hicimos toda la promoción, fuimos y pactamos un precio. Hicimos todo lo necesario, pusimos nuestra publicidad y conforme nos aseguraron que comprarían fuimos por producto. Eso fue con inversión propia pero tuvo un retorno de un día o dos máximo”, cuenta Almaguer.

El dulce secreto del éxito

Con poca inversión y retorno casi inmediato, los jóvenes buscan crecer su emprendimiento. Incluso en estos tiempos de pandemia.

“Creo que el reto para las empresas mexicanas es que en este momento importante cuiden su operación. Deben enfocarse en el control y cuidado de los productos que comercializan. También, inmiscuirse cada vez más en el e-commerce”, recomienda Helga Ochoa, profesora del Departamento de Mercadotecnia y Análisis del Tec de Monterrey Campus Puebla.

Además de su entusiasmo, los jóvenes consideran que para tener éxito en el emprendimiento como pareja se necesita complementar los talentos.

“La verdad nos complementamos muy bien, ella en la parte administrativa y yo en la parte creativa. Y en cuestiones de dinero, como sabemos que el negocio es para los dos, en todo lo que hacemos siempre es 50/50”, cuenta Bohorquez.

Nota relacionada: Arranca expo venta de cempasúchil

Al poner en práctica lo aprendido en la universidad, la pareja de emprendedores se prepara para el futuro. “Nos gustaría buscar otros productos que no fueran tan rápidamente perecederos. Que nos permitieran tener un poco almacenamiento”, dice Almaguer. Entre sus proyectos contemplan poner una cafetería.

Emprender en medio de la pandemia no es imposible. Esta pareja es un ejemplo de que el amor y los negocios no están peleados. “Pongan mucha atención a sus clases donde desarrollan misión, visión y valores. Al principio de la carrera puede ser muy tedioso pero esa parte de planificación es la base de todo. Y exploten sus talentos”, recomienda la especialista en finanzas.

Superar los obstáculos

En los negocios no todo es color de rosa. Si bien Sweet Berries Puebla está en fase de crecimiento, los problemas son parte de emprender. Luego de dos primeras semanas muy exitosas, la temporada de zarzamoras se terminó.

“Como novatos en el área no sabíamos exactamente las temporadas de venta de las frutas. Por ejemplo, la primera semana pudimos ofertar frambuesa, mora y zarzamora. Pero para la segunda semana ya no había zarzamoras”, recuerda Almaguer.

Los jóvenes tuvieron que fortalecer las promociones de otras frutas como fresas y frambuesas para continuar operando. También, la atención personalizada y entregar un producto recién cosechado les ha valido una base de clientes y sumar nuevos compradores.

“Siempre nos interesó crear nuestra propia marca, adquirir producto y después distribuirlo”, dice Bohorquez de este sueño que se están cumpliendo.

Fuente: Tec Review

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

Scroll To Top