Conoce más de la ballena gris

Cetáceo caracterizado por su migración (de más de 9 mil kilómetros) desde las zonas de alimentación en altas latitudes en los Mares de Bering, Chukchi y Beaufort en Alaska, hasta sus áreas de reproducción y crianza en las costas mexicanas.

En contraste con los machos, cuya longitud suele ser de 14.3 metros, las hembras son ligeramente más grandes, con una longitud máxima de 15 metros.

Su cabeza es pequeña, de aproximadamente 1/5 de la longitud total de su cuerpo, moderadamente larga, más comprimida que en otras especies de ballenas, y ligeramente curveada en un plano sagital.

Nota relacionada: Covid-19 permite escuchar a las ballenas

Los huesos nasales son grandes y largos. La boca, localizada en la parte media de la cabeza, presenta una curvatura que se incrementa conforme avanza hacia la parte posterior. En cada lado de su mandíbula superior tiene de 140 a 180 barbas (placas de queratina) cortas y rígidas de color crema amarillento y filamentos gruesos. En la garganta ostenta de dos a cuatro surcos de aproximadamente 1.5 m de largo.

En una vista dorsal, su cuerpo tiene una forma ahusada (cilíndrica y alargada). Su tronco es corto, casi redondo en un corte transversal. No tiene aleta dorsal, pero en su lugar se encuentra una joroba rudimentaria seguida por una serie de seis a doce pequeñas gibas. El vientre es liso, sin pliegues ventrales. La coloración de la piel va del negro a gris claro con una cantidad variable de manchas blancas.

Un comportamiento característico de la especie son sus saltos y el descanso que hacen sobre un lado de su cuerpo mientras mueven la aleta pectoral en el aire. Suelen nadar en grupos de 1 a 3 ballenas, pero se han llegado a observar grupos de hasta 18 individuos. La velocidad normal de nado es de 7-9 km/hr.

Realizan una migración tan larga debido a la temperatura del agua en sus áreas de alimentación, pues ésta provocaría la muerte de los ballenatos ya que todavía no cuentan con una capa de grasa debajo de la piel completamente formada y un tamaño adecuado.

Distribución

Se encuentra en todo el Pacífico norte, desde el Ártico hasta las zonas templadas. Los ejemplares que se distribuyen en México pertenecen a la población oriental y se encuentran en las costas de Baja California, Baja California Sur, Sonora, Sinaloa y Nayarit.

En México su hábitat típico se encuentra comprendido por la franja de la costa occidental de la Península de Baja California, a una distancia no mayor de 10 km de la costa y a una profundidad menor de 100 metros. Las lagunas costeras, donde se concentran las hembras para parir y cuidar a sus crías, se caracterizan por ser muy someras, con un promedio de profundidad menor a 10 m y profundidades máximas de 20 a 30 m.

Alimentación

Se alimenta principalmente de krill (crustáceos de concha blanda) y de una amplia variedad de organismos como pequeños crustáceos, peces y plancton.

Suele ingerir todo y seleccionan el alimento a través de sus barbas. Cuando se han alimentado necesitan subir a la parte alta del océano para conseguir aire y expulsar grandes cantidades de fango y de partículas alimenticias que son aprovechadas por las aves que no pueden llegar al fondo del mar.

Reproducción

La madurez sexual de ambos sexos se alcanza en promedio a los 8 años. La época de alumbramiento va de finales de diciembre a principios de febrero y la longitud promedio de las crías al nacer es de 4.5 m y un peso de 500 kg.

Durante la migración a las lagunas de reproducción primero viajan las hembras que están a punto de parir, después las que recientemente han ovulado, luego los machos adultos y ejemplares pre adultos de ambos sexos.

Nota relacionada: Se registra la presencia de 213 ejemplares de ballena gris en Península de Baja California

Las hembras dan a luz una vez cada dos años, generalmente a una sola cría. El período de gestación dura 13 meses, las crías nacen en un período de 5-6 semanas a finales de diciembre y principios de febrero, registrándose el máximo de nacimientos en las lagunas de reproducción entre enero y febrero.

Protección

Esta especie fue intensamente cazada desde mediados del siglo XIX hasta principios del XX. Sin embargo, México ha sido pionero en la protección y conservación de dicha especie y es signatario de la Convención Internacional para el Tráfico de Especies de Flora y Fauna Silvestres (CITES). Adicionalmente, se encuentra enlistada en la NOM-059-SEMARNAT-2010 como Sujeta a Protección Especial (Pr).

Acciones de Profepa

PROFEPA, en coordinación con la Secretaría de Marina (SEMAR) y la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (CONANP) desarrolla actividades de inspección y vigilancia para garantizar el cumplimiento de la legislación ambiental aplicable a la protección y conservación de ballenas.

Dentro de las actividades de inspección y vigilancia, destaca la revisión de las autorizaciones de aprovechamiento no extractivo para observación de ballenas emitidas por SEMARNAT, verificando el nombre y matricula de la embarcación, número de pasajeros autorizados, ingreso a alguna área natural protegida.

Del mismo modo, se verifica que todas las embarcaciones, prestadores de servicios y turistas acaten los lineamientos y especificaciones de la NOM-131-SEMARNAT-2010, como la velocidad, acercamiento a los ejemplares, permanencia, evitar ruido, etc.

 

Fuente: Semarnat

Check Also

Los insectos y el suministro de alimentos

Es común ver que los agricultores mantienen una relación de amor-odio con los insectos, y …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *