La supervivencia del más verde: las empresas tienen que reducir su huella ambiental

Las empresas que ignoran su impacto en el medio ambiente no solo alienan a los clientes y desalientan a los inversionistas. En última instancia, según un nuevo resumen del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) orientado específicamente a las empresas, se enfrentan a “desafíos existenciales”.

El estudio, titulado Adaptarse para sobrevivir: La transformación empresarial en tiempos de incertidumbre, insta a las empresas a reducir drásticamente su huella ambiental. No hacerlo es un riesgo para su supervivencia, advierte este documento de las Perspectivas del medio ambiente mundial, GEO para Empresas por sus siglas en inglés.

El resumen es el primero de una serie y funciona como una guía práctica para empresas que buscan realizar la transición hacia prácticas y operaciones más sostenibles. Utiliza como base el informe insignia del PNUMA, Perspectivas del medio ambiente mundial 6 (GEO-6), un estudio científico de 2019 que examinó la salud del planeta. Según el resumen, a menos que el mundo reduzca drásticamente la degradación ambiental provocada por nuestros sistemas energéticos, alimentarios y de desechos, muchos de los sistemas naturales de la tierra colapsarán.

“Es momento de poner la naturaleza en el centro de todas las decisiones y emprender la transformación de nuestro mundo”. destaca Joyce Msuya, directora ejecutiva adjunta del PNUMA.

“El sector privado tiene los recursos y la creatividad para conducirnos hacia un futuro más verde. Es la opción inteligente. Es, de hecho, a única opción. Los líderes empresariales que piensan a largo plazo deben colaborar con otros sectores para integrar la sostenibilidad en sus definiciones de éxito”, añade Msuya.

El resumen inaugural de GEO para Empresas hace un llamado a que estas adopten un modelo económico “positivo para la naturaleza”, reduzcan su huella de carbono, conserven los recursos naturales y protejan la biodiversidad, al tiempo que crean valor para la naturaleza y las personas.

Los beneficios económicos de la sostenibilidad

“Este es el único planeta en el que podemos vivir y el único planeta que tenemos para hacer negocios”, dice Ben Tuxworth, uno de los autores del resumen y director de la consultora Anthesis Group.

“El modelo en el que las empresas solo crean valor para los accionistas sin tener en cuenta el impacto social y ambiental está llegando a su fin. Muchas tendrán que repensar por completo sus modelos de negocios para transformarse”, afirma Tuxworth.

Alberto Garza Santos, un empresario mexicano que ha fundado empresas especializadas en energía eólica y saneamiento ecológico, considera que el beneficio comercial de volverse ecológico es muy atractivo. Garza Santos, quien también trabaja con el PNUMA para promover causas ambientales en México, ha visto cómo los consumidores rechazan cada vez más a las empresas que ignoran sus responsabilidades con el planeta.

“Gracias a las redes sociales y los teléfonos móviles, ahora estamos muy informados”, dice Garza. “Las nuevas generaciones exigirán cada vez más responsabilidad ambiental a las empresas. Ellas decidirán quién vive y quién muere”, advierte el promotor ambiental.

Las empresas también se enfrentarán a este tipo de presión por parte de los inversionistas, según el resumen. Tomemos como ejemplo la firma de inversión BlackRock, que el año pasado gestionó más de US$ 6,8 billones en activos. La compañía calificó el cambio climático como uno de los riesgos más “significativos” para el mundo empresarial y ha comenzado a orientar sus decisiones de inversión utilizando criterios de sostenibilidad ambiental.

El resumen del PNUMA señala que las empresas también tendrán que lidiar con regulaciones ambientales cada vez más estrictas. Varios países, entre ellos Alemania y Corea del Sur, se han fijado objetivos para reducir a cero sus emisiones netas de carbono para 2050 o antes. Gobiernos tan diversos como China, Francia e Israel han anunciado futuras prohibiciones para automóviles que quemen gasolina y diésel. Etiopía incluso ha presentado un plan económico maestro destinado a desarrollar “una economía verde resiliente al clima para 2025”.

Reconstruir mejor

La pandemia ha sido un desafío para todos. Sin embargo, a medida que las economías comienzan a activarse de nuevo, el resumen insta a los líderes empresariales inteligentes a reevaluar su modo de operar. Los autores recomiendan examinar cómo “romper con una economía lineal, extractiva y basada en combustibles fósiles” para transitar hacia inversiones, prácticas y creación de empleos que aporten valor a la naturaleza y las personas.

“El éxito empresarial está indisolublemente ligado a la salud de las personas y los ecosistemas”, dice Denise Delaney, otra de las autoras del resumen de GEO para empresas y socia de Environmental Resources Management.

“Sin embargo, la COVID-19 ha expuesto la fragilidad y vulnerabilidad de nuestra salud y nuestros ecosistemas. Ahora más que nunca, necesitamos resiliencia mundial y esperamos que este resumen ofrezca a las empresas un camino y la luz al final del túnel: una economía positiva para la naturaleza”, añade Delaney.

Para las empresas que siguen dudando sobre si realizar las inversiones necesarias para volverse ecológicas, Garza Santos tiene un mensaje: “Apuesten por ello. El consumidor estará de su lado y las inversiones se pagarán solas”, dice. “Tendrán el viento a su favor”.

El camino a seguir es claro, reitera el resumen de Geo para empresas. Las más visionarias ya están encaminadas hacia una transformación ecológica, pero es necesario que otras sigan sus pasos, pues de lo contrario se quedarán atrás.

 

 

Check Also

Abuelito cuida el medio ambiente creando estufas solares

En Ecatepec, Estado de México, don Maximino Antonio Piedad, de 71 años de edad, se …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *